Que tipo de cabello tienes y como cuidarlo?

Cabello Normal: Debes evitar el uso reiterado de champús y productos capilares demasiado agresivos. No te tienes que lavar el pelo con agua muy caliente, y evitar, a la hora del secado, el aire excesivamente caliente del secador. Las puntas es mejor que las dejes secar al aire libre, para que no se resequen. Es fundamental que elijas los productos específicos para este tipo de pelo.

Cabello Seco: El cabello es seco porque la glándula sebácea no lo lubrica suficientemente. El cabello se reseca, se escama y se deshidrata. Pierde flexibilidad y brillo. Tienes que lavarlo cada con o tres días como máximo, con un champú neutro y un buen acondicionador.

Cabello Graso: Si tres días después del último lavado te frotas el cuero cabelludo y los dedos te quedan brillantes y oleosos, tu pelo es graso. Conviene que uses un champú específico antigrasa para que regule el exceso de sebo, alternándolo con un champú neutro. Tienes que colocar el acondicionador solo en las puntas. Al lavar el pelo, no frotes demasiado el cuero cabelludo, porque activarías las glándulas sebáceas. Tampoco lo cepilles frecuentemente, mejor usa un peine. Cuando lo seques, usa un secador y nunca la temperatura más alta del secador.

Cabello Mixto: Tiene las mismas características del pelo graso en la raíz, pero las puntas muy secas. Tienes que utilizar un champú suave y aplicar un acondicionador fuerte solo en las puntas. No abuses del secador, ni de la plancha, ni de la pinza de ondas. Cuando las puntas están muy deterioradas cortarlas es a veces la única solución. Trata de no usar productos con alcohol, porque éste absorbe la poca grasa que las puntas aún conservan.

Para evitar que nuestro pelo se caiga debemos tener presente algunos datos sobre el cuidado propio del pelo, no solo del cabello en sí, sino también del cuero cabelludo y los folículos. Muchos dudan de ciertos métodos poco “científicos” porque no se aprecian beneficios a corto plazo, pero si podemos esperar que estos aparezcan en un largo plazo y permanezcan por un largo tiempo, con constancia y dedicación todo se puede.

El cuidado del pelo empieza por el uso de un buen champú , elegir un champú suave que no contenga muchos químicos, y sea en base a frutos es una buena forma de empezar a cuidarse el cabello, el peine también se debe considerar, probar con distintos tipos hasta encontrar el peine adecuado, con la separación de las cerdas y el material apropiado, eso sí; evitar los de metal que tensan mucho al cabello al cepillarlo. Colorar y decolorar el cabello también se debe evitar ya que el uso de tintes por largos periodos de tiempo hace que el cabello se vuelva más poroso haciéndolo más propenso a absorber la humedad.

Otros datos útiles: por supuesto siempre peinarse suavemente y hacia abajo, evitar tijeras desgastadas, no es necesario frotar demasiado fuerte y rápido cuando se está secando con la toalla, no usar el secador de pelo a mucha potencia, demasiado calor daña el cabello al igual que las planchas.

alimentacion alopecia

La alimentación también ayuda en la prevención

No es desconocido para nadie que la buena alimentación es parte fundamental en la salud general de nuestro cuerpo, deficiencias o excesos de algún determinado elemento puede costarnos una enfermedad a largo plazo, y para el cabello también se aplica. Muchas veces la caída del cabello puede ser un síntoma, no una enfermedad en sí, es por esto que uno debe estar atento a estos signos ya que puede ser el inicio de algo un poco más complejo que tener menos pelo. Para nuestro cabello son muy importantes las siguientes vitaminas:

  • Vitamina B3 (pollo, pescado, pavo, levadura) ayuda a mantener el cuerpo cabelludo.
  • Vitamina B5 (huevo, pescado, pollo) ayuda a mantener el color de nuestro cabello.
  • Vitamina B6 (yema de huevo, levadura, verduras) ayuda en la producción de melanina.
  • Vitamina A (zanahorias, espinacas, queso, pescado) mantienen la flora del cuero cabelludo, el sebo.
  • Vitamina C (kiwi, fresas, melón, pimientos verdes) buena para la piel en general.
  • Vitamina E (aceites vegetales, soja, semillas crudas y nueces) ayuda en la circulación de la sangre.

La biotina o vitamina H o B7 es muy conocida por su amplio uso en el cuidado de la piel, uñas y por supuesto el cabello. Muchos productos para el cabello como el champú contiene biotina, lo que es muy bueno, pero también es recomendable ingerirlo. Esta vitamina la podemos encontrar en el riñon e hígado de animales, yema de huevos, la coliflor, en las patatas, en ciertas frutas como la sandía, el plátano, las fresas y la uva.

Todos estos consejos te ayudarán a prevenir la aparición de la calvicie y encaso de tenerla, nos será mucho menos perjudicial.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

Si te ha gustado, puntúa el artículo!