¿El uso de gorras puede causar alopecia?

 

Tratamientos para alopecia androgénicaLa calvicie es la rarefacción capilar causada por una caída acentuada de los cabellos sin reposición de los mismos.
Puede tener inicio a partir de los 18 años y evolución continua e irregular, es decir, con períodos de pérdidas más acentuadas intercaladas con períodos de estabilización. Después de los 50 años esta evolución tiende a ser más lenta y homogénea.

La llamada alopecia androgenética, tiene, como el propio nombre dice, origen genético. Es, por lo tanto, causada por factores hereditarios provenientes del lado materno, paterno o de ambos. Esta “tendencia genética” puede saltar a una generación entera o afectar a un hermano y otro no.

También existen factores externos pueden causar a la caída del cabello, tales como: estrés, tratamientos medicamentosos, quimioterapia, diabetes, etc. En estos casos, en casi su totalidad, la caída es temporal y reversible.

Ciclos de vida del cabello

Anágena: Es la fase del crecimiento del calebo. En una persona adulta normalmente el 90% de los cabellos presentes en el cuero cabelludo están en esa fase.
El problema la mayoría de las veces consiste no exactamente en el uso de ese accesorio masculino, pero, en el hecho de que los hombres lavan los cabellos diariamente y tendencialmente pone la gorra en los cabellos húmedos, evitando así que el mismo quede seco más fácilmente.

La gorra no es el principal responsable de la calvicie, sino el uso frecuente de los mismos de forma inadecuada.

Nuestro cuero cabelludo necesita respirar, de forma que los cabellos queden libres para el crecimiento sano.

Además de calentar y sofocar la cabeza, la gorra puede contribuir a que los hilos queden débiles en la raíz. Por eso, decimos en cierto sentido que la gorra causa calvicie.

Por eso, por más que tengas afinidad y sienta bien con tu gorra, procura dejar tu cuero cabelludo respirar, evitando que los hilos queden débiles.

Catágena: Es la fase donde el pelo de pelo deja de crecer y la parte más profunda del folículo capilar se vuelve más pequeña, moviéndose hacia el cuero cabelludo. En el adulto aproximadamente el 1% de los cabellos están en esa fase.

Telógeno: Es al final de este proceso que el cabello cae, pero normalmente antes de que esto ocurra, un nuevo pelo ya debe estar naciendo en su lugar. En un cuero cabelludo sano, se debe encontrar algo entre el 4% a 25% de los cabellos en ese estado.

Tipos de cabello

Hay sólo dos tipos de cabello:

  1. Los que no contienen el código genético para la calvicie;
  2. Los que contienen el código genético para la calvicie.

Los que no poseen el código genético para la calvicie, son aquellos que caen gruesos y que se encuentran en el cepillo, en el desagüe, en la almohada. A medida que caen, otros exactamente iguales están siendo repuestos en el mismo lugar.

En cambio, los hilos que “poseen el código genético para la calvicie”, se puede observar un tipo de caída diferente y además poseen en sus raíces receptores para una hormona que se llama dehidrotestosterona. Esta hormona se conecta a esos receptores haciendo que el hilo se debilite gradualmente y pierda grosor hasta convertirse en una pluma invisible a simple vista.

La acción de la DHT lleva a la miniaturización progresiva de los folículos pilosos, debilitando los cabellos.

¿El uso de gorra causa calvicie?

Muchos hombres se hacen esta pregunta. La duda nace a partir de los efectos que puede causar el hecho de mantener el cuero cabelludo sofocado por estos accesorios.

El problema la mayoría de las veces consiste no exactamente en el uso de una gorra, sino en la forma como se utiliza. Por ejemplo, se debe evitar utilizar la gorra cuando el cabello esta húmedo o sudado ya que la gorra impide la ventilación y que el cabello se seque.

Nuestro cuero cabelludo necesita respirar, de forma que los cabellos queden libres para el crecimiento sano. Muchas personas que sufren alopecia intenta disimular la pérdida de cabello utilizando gorra, sin embargo es necesario utilizar este accesorio de forma consciente, evitando una mal uso que pueda debilitar aun más el cabello.

Tratamientos eficaces para frenar la pérdida de cabello

Minoxidil: Actúa mejorando la circulación local y consecuentemente retardando la caída del pelo. Aisladamente los resultados son limitados, pero asociado con otros tratamientos pueden obtenerse buenos resultados.
Finasterida: actúa bloqueando la acción del dht en el bulbo capilar y retardando la calvicie. Tiene mayor efecto y eficacia en hombres y nunca debe ser utilizado vía oral en las mujeres, sólo tópico y con acompañamiento médico.
Lasecomb: última tecnología en términos de tratamiento clínico. Estimula la circulación local, retardando la caída y aumento y espesor de los hilos que estaban en proceso de calvicie.
Otros: Algunos especialistas utilizan tratamientos tópicos realizados en consultorio, como la mesoterapia capilar: en ese tratamiento, “principios activos” son inyectados directamente en la dermis (piel) del paciente, muchas veces con buenos resultados.
El uso de shampoo anti-caída siempre ha sido muy popular, pero sus efectos son muy limitados. Son más indicados para tratar otros factores que contribuyen a la caída del cabello, como la dermatitis seborreica (caspa) entre otros.

 

Si te ha gustado, puntúa el artículo!