¿Por qué hay que rapar el pelo antes de un injerto capilar?

Es posible que te hayas preguntado si te tienes que rapar el pelo antes de un injerto capilar. Para muchas personas esto supone un gran problema por diferentes motivos. Tanto en el hombre como en la mujer, puede darse que no se hayan rapado nunca, resultándoles este cambio demasiado radical para su estilo.

El especialista te indicará, según tu caso, la necesidad de raparte ciertas zonas que vayan a ser tratadas, con el objetivo de conseguir un resultado óptimo. Solo debes recordar que el pelo se recupera con el tiempo y, en este caso, después de un injerto capilar, la recuperación será mucho más evidente.

La extracción individual de folículos tras el rapado

Una vez que el médico cirujano haya hecho un estudio detallado de tu caso, seleccionará las partes encargadas de hacer la donación. Estas suelen mostrar unos folículos fuertes y, por tanto, aptos para regenerar las zonas afectadas.

Para conseguir una mayor precisión al elegir los folículos sanos el rapado resulta esencial, ya que facilita la identificación de las raíces de cada pelo, así como las zonas necesarias de implantación. Pero no siempre se requiere un rapado total y en ocasiones, un corte parcial puede ser el más indicado para conseguir con el objetivo.

El rapado para un mejor trabajo del robot ARTAS

Mientras que la técnica F.U.E. consigue un excelente resultado, sin dejar ninguna cicatriz tras el postoperatorio, con el robot ARTAS la técnica mejora reduciéndose el tiempo de cirugía, dado el avance logrado.

Es aquí donde reside uno de los mayores beneficios del rapado si decides realizarte el injerto. Al disponer de la tecnología ARTAS estás siendo tratado con un método innovador.

Su precisión milimétrica consigue ser aún menos invasiva que las técnicas anteriores gracias al método de imagen que utiliza. Con el rapado consigue percibir mejor los folículos sanos, extrayéndolos por miles con el empleo de una sola sesión.

Mirando hacia atrás en el tiempo, se requerían varias sesiones para lograr la extracción y una posterior recuperación del paciente, hasta lograr cumplir con todos los requisitos que daban como resultado el proceso de regeneración capilar.

¿Qué beneficios te da el tratamiento con ARTAS?

Además de que su aplicación no es tan invasiva como otros procedimientos, el empleo de la imagen digital y su precisión robótica consiguen unos resultados excelentes.

Ya no debes temer tampoco a que te dejen alguna señal tras la intervención. Ni cicatrices y mucho menos grapas o suturas. Esta era una de las preocupaciones que debían encarar los pacientes antes, que se planteaban dejarse el pelo más largo para tapar las desavenencias del implante.

 

Con el empleo de la robótica, tienes la garantía de que todos los folículos extraídos van a servir al cien por cien. Con otros métodos podías esperar a que no terminaran de agarrar del todo bien al cuero cabelludo, teniendo que someterte posteriormente a nuevas intervenciones. ARTAS te asegura la mejor selección e intervención para evitarte incomodidades.

El famoso “pelo de muñeca” que se daba antes queda igualmente relegado al olvido con este procedimiento. Una vez seleccionados los grupos de pelo de esta manera innovadora, el especialista los irá trasplantando individualmente, consiguiendo el resultado que buscas.

Lo mejor de todo es que en ningún caso habrá rechazo por parte de tu organismo. Al seleccionar tus propios folículos de una zona que no ha sido afectada por la alopecia, tu cuerpo lo asimila a la perfección, ya que contiene la misma composición genética. Por todo esto, el resultado del injerto capilar es permanente.

Tras la intervención quirúrgica, no tienes que aguantar un tiempo de recuperación. Podrás salir por tu propio pie, pudiendo hacer tu vida normalmente. Solo debes seguir las indicaciones del médico y acudir a él en caso de necesitar algún tratamiento para desinflamar la parte implantada.

Este método se caracteriza además por ser indoloro. Tras la aplicación de la anestesia local para llevar a cabo el proceso, no sentirás molestias, siendo la recuperación rápida y llevadera.

Los resultados serán inmejorables. No te preocupes porque te hayas tenido que rapar. Verás por tus propios ojos cómo empiezan a brotar las zonas que antes no lo hacían. Podrás comprobar un cambio favorable, viendo cumplirse los objetivos que en consulta te propusimos.

La pérdida de pelo, que afecta tanto a hombres como a mujeres, suele producir muchos problemas que nos llevan a dificultar incluso las relaciones sociales. La inseguridad que provoca el paso del tiempo o, en su caso, cuando la alopecia se presenta en la juventud, será erradicada pudiéndote comparar con personas que no padecen alopecia.

Rapar el pelo antes del injerto capilar, como has podido comprobar, tiene sentido. Los resultados así lo atestiguan. Es la única forma de que la última tecnología, centrada en el , pueda colaborar en la realización de tu sueño, poder volverte a ver luciendo una hermosa cabellera y olvidarte de las entradas que te acomplejaban.

¿Por qué hay que rapar el pelo antes de un injerto capilar?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.