Tipos de alopecia

La alopecia  puede clasificarse en distintos tipos, en función de como se manifiesta el problema o su origen.  El tipo de alopecia más común es las alopecias es la andronegénica y afecta principalmente a hombres, aunque también puede afectar a las mujeres.  En general los síntomas de los distintos tipos de alopecia son similares y comporta la pérdida de cabello, en algunos casos más intensa y en otros más progresiva, pero todos los tipos pasa por un proceso de debilitamiento del cabello principalmente en la parte superior de la cabeza y alrededor de las sienes, creando gradualmente una calva.

tipos de alopecia

Los tipos de alopecia más comunes

Existen diversos patronesde alopecias. A continuación haremos un repaso por los tipos de alopecia más comunes tanto en hombres como en mujeres. Es importante tener en cuenta que todas guardan un elemento común: la pérdida del cabello, sin embargo cada patrón de alopecia presenta sus propias características, causas y posibles tratamientos.

Alopecia Androgénica

La alopecia androgenética o androgénica es la pérdida de cabello causada por factores genéticos. Es el patrón de alopecia más común y se trata de un problema hereditario que afecta principalmente a los hombres, pero también a algunas mujeres y en el caso de las mujeres los tratamientos aplicados pueden ser distintos en algunas etapas, como por ejemplo durante el embarazo.

El tipo de  alopecia androgénica es hereditario por vía materna, lo que significa que existe una mayor probabilidad de ser calvo si el abuelo materno lo es y menos probabilidades de heredar la calvicie del padre. Sin embargo, el gen portador de la calvicie no tiene un patrón temporal claro y puede saltar generaciones o manifestarse sin interrupción.

Este patrón de alopecia se manifiesta en el 50% de los hombres de más de 21 años, que empiezan a presentar ausencia de cabello en las entradas de la cabeza. A partir de los 40 años, el 70% de los hombres sufren de alopecia androgénica en la zona de la corona.

La alopecia androgenética se produce por la presencia de la enzima 5-alfa-reductasa y de la hormona dihidrotestosterona, responsables de la caída del cabello. La enzima transforma la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), responsable de la reducción del número de folículos pilosos, haciendo que las membranas del cuero de la cabeza se vuelven rígidas.

tipos de alopecia hombres

Con este proceso, se activan las glándulas sebáceas produciendo oleosidad en el cabello y en el cuero cabelludo. De esta forma, la estructura folicular comienza a degradarse y los cabellos nuevos van naciendo cada vez más débiles y finos. Por fin, estos folículos dejan de funcionar correctamente  impidiendo que nazca nuevos pelos tras la caída del cabello , apareciendo las primeras zonas con ausencia de cabello. El diagnóstico precoz es fundamental para potenciar la efectividad de los tratamientos.

Alopecia Areata

La alopecia areata se caracteriza por la pérdida del cabello en forma de clapas o mechas redondas en una o varias zonas del cuero de la cabeza o en otras zonas del cuerpo. Es frecuente encontrarse fallas en el cabello con forma ovalada en en los márgenes del área calva. A veces, la alopecia areata puede evolucionar hasta la calvicie total.

La alopecia areata tiene un desarrollo imprevisible. En ciertas ocasiones, el pelo vuelve a crecer después de algunas semanas, mientras que en otros casos, la enfermedad progresa y se produce una pérdida total de los cabellos en la cabeza y en el cuerpo.

La causa de este patrón de alopecia no se conoce con precisión. El tejido alrededor del folículo piloso se inflama sin que se produzca una cicatrización. Los científicos consideran la hipótesis de la inflamación resultante de una reacción inmune en la que el folículo piloso es atacado por sus propios anticuerpos.

La alopecia areata puede afectar a hombres, mujeres y niños. En algunos casos, la pérdida del cabello puede ocurrir después de un acontecimiento importante, como una enfermedad, embarazo o un traumatismo.

Existen varios factores o causas asociados a su desarrollo son: el perfil genético (aproximadamente una de cada cinco personas que sufren de este problema tiene antecedentes familiares de alopecia), la hipersensibilidad caracterizada por una tendencia familiar, las reacciones inmunes y autoinmunes específicas de ciertos órganos y el estrés emocional.

A pesar de todo esto, el pronóstico suele ser favorable y en alrededor del 80% de los casos, el cabello vuelve a crecer al cabo de un año. Así pues, es necesario consultar a los servicios de profesionales que le indiquen los productos más adecuados para tratar la alopecia areata.

Alopecia Seborréica

La glándula sebácea es la encargada de producir la grasa que, juntamente con el agua procedente de las glándulas sudoríparas, crea la capa de piel que cubre y protege el cuero cabelludo.

En ocasiones, por motivos diversos, estas glándulas aumentan su producción de grasa, lo que genera un exceso de grasa que se traduce en un aspecto graso y opaco del cabello, perjudicando la fuerza y reduciendo el volumen del cabello.

En los casos extremos, este exceso de grasa puede llegar a provocar irritaciones y picazón en la piel de la cabeza, además de problemas de caspa y caída de cabello.

La alopecia seborreica muchas veces deriva de la existencia dermatitis seborreica, un trastorno de piel que puede desarrollarse en el cuero cabelludo y provocar la alopecia seborreica.

Alopecia difusa

La alopecia difusa también conocida como efluvio telogénico crónico, es la pérdida aguda y progresiva del pelo después de enfermedades crónicas, estrés emocional, embarazo, etc. El pelo se desprende fácilmente al hacer tracción sobre él.

No llega a producirse una calvicie total, pero el pelo es escaso y tiene un aspecto muy  fino y débil.

Alopecia cicatricial

La alopecia cicatricial encaja en los tipos de  alopecia que pueden ocurrir tanto en hombres y mujeres. La alopecia cicatricial es muy rara y lleva a una caída del pelo permanente si no se diagnostica y se trata en su etapa inicial. Aunque algunos investigadores creen que hay un componente hereditario en la alopecia cicatricial, ningún estudio científico ha sido capaces de probar la relación entre los genes y este problema.

La alopecia cicatricial es una condición de la caída de cabello progresiva que lleva meses, incluso años para desarrollarse. Muchas veces esto es algo bueno porque cuando el tratamiento se inicia en sus etapas iniciales, los resultados son positivos.

La mayoría de los pacientes recupera gran parte, o todo el pelo. Sin embargo, es posible que en las etapas iniciales de la condición ningún síntoma sea visible. En algunos casos raros, la progresión de la condición es rápida y resulta en una grave pérdida de los cabellos en sólo unos meses.

Alopecia nerviosa o por estrés

La alopecia nerviosa es un patrón de alopecia cuya causa se encuentra en un factor muy común hoy en día: el estrés. Llevar una vida muy estresada o ser una persona muy nerviosa puede afectar nuestra salud de diversas maneras. La alopecia nerviosa se caracteriza por un pérdida de pelo “temporal” o no que dura mientras la persona afectada se encuentra bajo mucha presión.

Alopecia universal

La alopecia universal  es un problema que puede afectar a hombres y a mujeres por igual. Se trata de un problema autoinmune en el que el organismo ataca los folículos capilares impidiendo el crecimiento del pelo. Normalmente la alopecia universal causa la pérdida de todos los pelos del cuerpo (cabello, pestañas, cejas, etc.).

tipos de alopecia y sus causas

Otros tipos de alopecia menos conocidos

Existen otros tipos de alopecia menos conocidos cuyos síntomas en ocasiones se confunden con problemas diversos que causan la caída del cabello.

Alopecia involucional: la alopecia evolutiva produce adelgazamiento natural del cabello, que ocurre gradualmente a medida que las personas envejecen. En esta condición, los folículos capilares entran en la fase de descanso y también se reducen en número. Así es como se reduce la cantidad total de cabello en la cabeza, lo que lleva a la pérdida visible de la melena.

Efluvio anágeno: es otro tipo de caída temporal de cabello, que se debe a factores externos como los químicos utilizados en la quimioterapia y la radioterapia u otros medicamentos. En la mayoría de los casos la pérdida de pelo es temporal mientras dura el tratamiento. El pelo generalmente vuelve a crecer en pocos meses de finalizar el tratamiento.

Alopecia Mucinosa: también conocida como Mucinosis folicular, la alopecia Mucinosa es una afección en la que los folículos pilosos y las glándulas sebáceas se ven afectados y da como resultado la pérdida de cabello con o sin cicatrices. La caída del pelo se produce no solo en la cabeza  sino también en el cuello y la cara. Las personas con enfermedades de la piel son más propensas a este tipo de pérdida de cabello, incluidos adolescentes, adultos y ancianos.

Alopecia Barbae: a veces, los hombres experimentan una caída  localizada del pelo en el área de su barba. La afección se llama Alopecia Barbae, donde pierden vello facial en partes de la cara o en toda la barba.

Tipos de alopecia femenina más comunes

La  alopecia es un problema que puede afectar tanto al hombre como a la mujer. Sin embargo es cierto que determinados tipos de alopecia pueden ser más comunes en mujeres que en los hombres o vice versa. Por ejemplo, la alopecia androgenénica es mucho más común en hombres mientras que la alopecia nerviosa, o alopecia difusa son más comunes en la mujeres.

Otro tipo de alopecia femenina sería la alopecia traumática, causada por traumatismos físicos. Se desarrollan cuando se somete el pelo a fuerzas de fricción de forma repetida o peinados tensos como trenzas o moños muy apretados, entre otros.

Por otro lado, la foliculitis decalvante, también conocida como foliculitis en mechas, es una inflamación destructiva y supurativa que se caracteriza por la aparición de brotes de pústulas que se extienden progresivamente por la cabeza. Los brotes de estas pústulas destruyen los folículos afectados, lo que provoca esta enfermedad, así como otras alopecias.

Es cierto que el resultado final puede ser la calvicie, no obstante cada tipo de  alopecia responde a una causa concreta y por eso cada tipo requiere un tratamiento propio. Existen varios tratamientos para la alopecia peno no todos son válidos para todos los casos.

Contar con un especialista problemas capilares puede ser fundamental si se quiere evitar la calvicie aplicando un tratamiento que realmente funcione.

Los ciclos del cabello y los diferentes tipos alopecia

Para entender bien los diferentes tipos de alopecia puede ser conveniente entender como funcionan los ciclos de crecimiento del pelo.

Cada folículo capilar esta sometido a entre 10 y 30 ciclos en su vida.

El desprendimiento difuso del vello capilar, en otras palabras el principal síntoma de los distintos tipos de alopecia: la caída precoz del pelo es el resultado de una interrupción en alguna de las fases del ciclo capilar, es decir:

  • Fase anágeno (crecimiento del vello activo),
  • Fse catágeno (involución)
  • Fase telógena (en reposo)
  • Fase exógena (caída del pelo muerto)

La fase anágena puede durar de 2 a 8 años,  la fase catagéno dura de 4 a 6 semanas y la fase telogénica dura de 2 a 3 meses.

La fase exógena coincide con el final de la fase telógena.  Normalmente, cada folículo piloso cicla de forma independiente, de modo que mientras algunos vellos crecen, otros descansan y otros caen. Por lo tanto, la densidad del cabello del cuero cabelludo y el número total de pelos del cuero cabelludo permanecen estables a lo largo de los años y esta estabilidad se ve afectada  algún tipo de alopecia u otros problemas capilares que pueden provocar calvicie.

La mayoría de las personas tiene alrededor de 100.000 cabellos del cuero cabelludo, y normalmente del 10% al 15% de ellos están en la fase telógena. La eliminación de 100 a 150 pelos telógenos por día es normal. La pérdida de peso en la fase anágena nunca es normal por eso, es importante estar atentos al tipo de cabello que se suele perder.

Algunas afecciones capilares como el efluvio telógeno causan una alteración del ciclo capilar provocando que los folículos pilosos en fase anágena pasen prematuramente a la fase telógena, lo que da como resultado un aumento notable en la eliminación del vello al final de la fase telogénica.

El efluvio es un signo de una afección subyacente y, por lo tanto, no es en sí mismo un diagnóstico completo.

Diagnóstico diferencial de caída del pelo

Descartar la alopecia androgenética es importante en el diagnóstico diferencial de la pérdida de pelo.  La alopecia androgenética temprana puede presentarse como un desprendimiento de pelo telógeno episódico antes de que se observe el patrón característico de pérdida de cabello.  Este tipo de alopecia es una afección distinta, pero se pueden observar los signos del desprendimiento de vello telógeno.

El desprendimiento de pelos en la faseanágeno  se debe a la interrupción prematura del crecimiento del pelo anágeno o al arresto de un anágeno, después de una lesión metabólica grave y aguda que puede ser causada por el tratamiento con fármacos citotóxicos o radiación.

Descartar la alopecia areata también es importante en el diagnóstico diferencial de la pérdida de pelo anágena. Se debe valorar el historial clínico del paciente y realizar un examen físico para identificar la asociación temporal de posibles desencadenantes y cualquier enfermedad sistémica subyacente en pacientes con antecedentes de pérdida de cabello. En algunos casos, se requiere un estudio adicional.

Por eso, para diagnosticar el tipo de alopecia es necesario consultar con un médico especialista para descartar posibles causas, factores externos o internos, para determinar el tratamiento más oportuno.

Tipos de alopecia

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar