Tratamientos efectivos para combatir la alopecia

La búsqueda de la cura para la alopecia moviliza a científicos de todo el mundo.  Las posibilidades de tratamiento para quienes sufren con la calvicie (alopecia androgenética) o con la caída del cabello son cada vez mayores y los resultados obtenidos superan las expectativas más optimistas.

Uno de los frentes de investigación que despierta mayor interés en los últimos tiempos son los tratamientos con células madre para alopecia, gracias  a los excelentes resultados que se han obtenido en la lucha para combatir la alopecia.

El tratamiento con células madre es capaz de regenerar los folículos pilosos del cuero cabelludo con más garantía de éxito que los diversos tratamientos disponibles en el mercado.  La célula madre  es un recurso para tratamientos de alopecia en todas las fases de la vida.

¿Qué son las células madre y como se utilizan en el tratamiento contra la alopecia?

Todas las células humanas tienen un origen común: la célula madre.
La célula madre es una célula indiferenciada que puede transformarse en cualquier otra célula del organismo. Pueden, por ejemplo, dar lugar a células de la sangre, músculo, piel o cabellos. Además, ellas tienen capacidad de replicarse, originando nuevas células madre, lo que aumenta la capacidad de regeneración del tejido.

La posibilidad de manipular estas propiedades en un laboratorio crea innumerables perspectivas terapéuticas. En cuanto a los cabellos, el tratamiento capilar con células madre abre nuevos horizontes en las técnicas de reconstrucción existentes.

Utilización de la célula madre en la reconstrucción capilar

El tratamiento de la alopecia con células madre se basa en el hecho de que el tejido adiposo desempeña un papel importante en el ciclo normal del crecimiento del cabello. Es decir, el tratamiento con células madre promueve una regeneración de la salud capilar. El tratamiento fomenta el crecimiento de nuevos cabellos, aumenta la densidad y cantidad de cabello en las zonas afectadas por la alopecia y recupera la salud y normalidad del ciclo capilar.

Se trata de un tratamiento relativamente nuevo pero que esta alcanzando resultados muy buenos, siendo ya considerado como el mejor tratamiento para combatir la alopecia.

Otros tratamientos para la alopecia masculina

Inevitablemente, antes de optar por un tipo de tratamiento u otro es importante identificar el tipo, la causa y el grado de la alopecia.

En una etapa inicial de la alopecia, el uso de determinados medicamentos pueden  inhibir la producción de hormonas androgenéticas y promover el crecimiento de nuevos cabellos. Los medicamentos más utilizado en estos casos son el Minoxidil o la finasterida, ambos medicamentos suelen ser eficaces en tratamientos de la calvicie.

Ahora bien, en casos más graves de de alopecia, cuando la calvicie en determinadas zona se hace evidente,  el uso de medicamentos ni siempre alcanza un resultado positivo, de modo que la persona afectada deber optar por otras alternativas como podría ser el tratamiento con células madre, el tratamiento con láser o el trasplante capilar.

• El tratamiento con  láser mejora la irrigación del folículo y nutre los cabellos.  Este tratamiento logra activar la síntesis proteica e incrementar el índice de mitosis celular, promoviendo así una mayor vasodilatación capilar y arteriolar.  En definitiva se ha observado que el tratamiento con láser promueve una acción directa sobre el esfínter precapilar consiguiendo mejorar la nutrición del cabello y potenciar su crecimiento.

• El transplante capilar emplea dos técnicas principalmente:  FUSS o FUE.

FUSS: También conocido como “técnica de la tira” ya que el transplante consiste en  la retirada de un pequeña tira de piel con cabello (aproximadamente 1 cm de ancho y 20 cm de longitud ) de la zona lateral o posterior de la cabeza (zona donante) e transplantación de la misma a la zona afectada por la alopecia.
FUE:  En este procedimiento se retiran folículos de pelo de la nuca y de otras partes del cuerpo y aplican en la región calva. Las unidades de pelos se extraen una a una consiguiendo resultados muy satisfactorios. Además, en este caso la recuperación es rápida y las cicatrices son prácticamente imperceptibles.

En definitiva los tratamientos para combatir la alopecia funcionan bien siempre y cuando se opte por el tratamiento más conveniente para cada caso. Ponerse en manos de un buen especialista es fundamental para alcanzar el éxito del tratamiento elegido.

Deja un comentario